Make your own free website on Tripod.com

Crítica a

Miguel C. Victorica

   
"La Agrupación de Gente de Arte "Impulso" ofreció la demostración de este mes, al gran pintor argentino Miguel C. Victorica.

... Ofreció la demostración el señor Juan Carlos Miraglia, quien dijo: Conozco desde hace muy poco a Victorica, pero, soy en cambio un viejo amigo de su pintura.

Mi amistad con su obra tuvo comienzos en la prolongada contemplación del fascinante retrato del escultor Madariaga, en el viejo pabellón de la plaza San Martín, en la época ya lejana de mis primeros balbuceos de pintor. En obras posteriores y con el andar del tiempo, continué gustando de su inconfundible lenguaje pictórico, expresivo y alucinado a veces, trémulo e indeciso otras, pero siempre saturado de un hondo contenido emotivo.

Esta amistad espiritual iniciada hace mucho y el hecho de pertenecer al ruedo de sus admiradores más sinceros me permitirá decir, con la emoción que siempre se experimenta frente a un verdadero maestro, alguna palabras que, si bien no tendrán la elocuencia del hombre acostumbrado a estas cosas, ni la alcurnia espiritual que Victorica merece, toda la gratitud que le adeudo por las horas de intensa emoción sentida en la larga contemplación de sus obras, que tanto influyeron, con su ejemplo de honestidad artística, en mi modesta carrera de pintor.

Para los que , como yo, han hecho un aprendizaje libre al margen de las academias oficiales, rehuyendo programas absurdos y carentes de sustancias, hemos tenido en Victorica, un maestro ejemplar que, sin proponérselo y exento de toda solemnidad académica y ... lo que es peor, sin retribuciones oficiales, fue impartiendo una enseñanza silenciosa depurada y magnífica que puso a salvo a muchos hombres jóvenes que, insensiblemente hubieran naufragado en el adocenamiento nefasto y estéril de ciertos profesores, a quienes el estado mantiene y faculta para deformar inteligencias lozanas.

Verlaine, decía, también en clases gratuitas, en la cantina que le sirvió de cátedra: " toma la elocuencia y tuércele el pezcuezo" . En la obra extensa de Victorica, se advierte siempre esa misma idea extranguladora del gran poeta, y que traduce en la factura espontánea, fresca y sintética que, en algunos casos, ha hecho pensar a los que sufren de incurable miopía artística, que la suya es una manera adoptada para cubrir deficiencias de orden técnico. Qué tremenda equivocación la de los que así piensan! Pues, quien tenga la facultad de poder analizar profundamente la obra de este hombre, llegará pronto a la comprobación que en él no hay escamoteos fáciles ni preocupaciones de orden subalterno, sino procedimientos puramente plásticos presididos por un gran sentimiento y una aquilatada inteligencia que señorea invariablemente en la trayectoria de su obra total.

Este homenaje que " Impulso" le tributa, modesto pero sincero, no creo, sea la demostración que se le adeuda. Victorica merece, por la alquimia incomparable de su arte, un amplio y exaltado reconocimiento de parte de todos los que acunan en su pecho un alto idealismo estético y un fervor religioso de belleza. Espero que así sea!

Muy aplaudido fue el señor Miraglia en su brillante discurso, como así también Eduardo Alvarez y el poeta Miguel A. Camino.

El obsequiado señor Victorica agradeció muy emocionado la demostración y al tener palabras de aliento para la obra constructiva de " Impulso" le ofreció para su sede social su obra " El Fumador". ..."

Octubre 1940

firma.gif (2501 bytes)